Tu Protagonista

Tu carrito está vacío.

Twitter Tu protagonista Facebook Tu protagonista Instagram Tu protagonista

Blog de admin

¿Realmente nos afecta la luna directamente en nuestra vida?

Astrólogos, científicos, nosotros mismos… Todos alguna vez hemos mirado al cielo con asombro. Y no es para menos. Nos vienen todo tipo de cuestiones metafísicas y tratamos de interpretarlo, como si de un mensaje cifrado se tratase: al fin y al cabo, la noción de código está en el movimiento de los astros, ciclos lunares y en los efectos (verdaderos o no) que los cuerpo exteriores tienen sobre las actividades humanas.

Pierre de Coubertin: padre de las olimpiadas artísticas

Nos da mucho gusto que sea lunes solo para poder escribir y compartir este blog con vosotros, y el de hoy, como siempre procuramos, creemos que es muy interesante. ¿Os imagináis encender la TV y ver en las olimpiadas dos señores en una bata blanca con muchos pinceles y acuarelas a su alrededor, “compitiendo” por a ver quién crea la obra más abstracta? Pues eso paso gracias al barón Coubertin (bueno, lo mismo  pero sin TV).

Éxitos literarios al borde de la destrucción, por sus propios autores

Dicen que el gran problema de todo autor es él mismo. Que al acabar su novela, canción, cuadro o cualquier expresión artística a la que se dediquen, siempre hay algo que cree que deberían cambiar, que “no les acaba”, que podrían mejorar. Resulta escalofriante pensar en la cantidad de novelas que nos hemos perdido a lo largo de la historia por el hecho que al autor no le convencía y que podrían haber marcado un antes y un después en la cronología literaria.

¿Nuestra capacidad lectora está siendo afectada por Internet?

Si se pudiese describir Internet lo más simplificadamente posible, se podría decir que, actualmente, es un gran canal de transmisión de información. Ocurre que en Internet Internet hay muchas, muchas, personas, además de empresas y otras instituciones. Como ya sabréis esto se traduce en un gran bombardeo de contenidos con el fin de acercarnos al emisor, que nosotros como resultado, sin darnos cuenta, hemos generado recursos cognitivos para lidiar con los miles de flujos de data que nos aparecen cada día en nuestro escritorio.

Páginas